James Harvey Robinson dijo: “Gran parte de lo que llamamos razonamiento consiste en encontrar argumentos para seguir creyendo lo que ya creemos”.

miércoles, 8 de junio de 2011

Sectas Los Maniqueos 2da parte

ADVERTISEMENT

Hasta donde pude llegar en la entrada anterior hablé del maniqueísmo como una simple corriente religiosa, pero es en su "cuasi-final" que ésta "religión" pasó a ser secta, y para llegar a ese apartado es necesario hacer cierta aclaración:

Según Leo Pfeffer: Si perteneces a ella, es una religión; pero si no estas en ella y le temes y odias es una secta.


La Caída




En el año de 373 un joven de 19 años de Hipona encontró en el maniqueísmo una aparente capacidad para sugerir una interpretación cósmica completa, una corriente con ideas cabalísticas (el universo funciona de acuerdo a ciertos principios supremamente poderosos, es decir, las leyes básicas como gravedad y magnetismo existen independientemente de nuestra voluntad o conciencia) satisfaciendo sus inquietudes existenciales y durante 9 años fue parte de aquella comunidad que moldeó su pensamiento, aunque también dando nuevas ideas y con éstas, revelaciones en contra de su doctrina.

Para Agustín su principal disparidad con aquella religión fue el libre albedrío. Según los maniqueos, si alguien cometía un pecado éste no era culpable pues se debía a la influencia del Arihmán la que lo hacía caer en la falta, pero para Agustín era la voluntad y debilidad del espíritu humano el culpable de sus pecados y con esto también quería decir que el infractor debía de pagar por ello.

Agustín terminó rompiendo sus relaciones con los maniqueos y se adentró en el catolicismo no sin influir a este con algunas bases maniqueístas que a él tanto le agradaron en un principio y desdeñando aquellas que contrariaban sus propias conclusiones e interpretaciones.

Pocos años después, en 443 dC León Magno comenzó la verdadera persecución maniquea, lo que muchos llaman Le premier monument de l'histoire de l'inquisition; y sí, es lo que ustedes pueden traducir: Los inicios de la Inquisición.

Ya con las bases que había implantado Diocleciano a León no le quedaba más que hacer aquella persecución algo más definitivo, y fue lo que hizo.

Empezó pidiendo a su población católica que denunciara a los que eran miembros del maniqueísmo, afirmando que con ello, los feligreses salvaban su alma y aseguraban la entrada al cielo.

Fue así como los electi y electae (jerarquías de la religión Maniquea) fueron delatados y llevados a "juicio" acusados de llevar acabo reuniones nocturnas donde practicaban doctrinas obscenas orgías, incestos, inmolación ritual de fetos y practicas anticonceptivas. Esta es una curiosa acusación por parte de los católicos, ya que en su momento, a éstos los acusaron de los mismos actos cuando su religión era perseguida.

Fue así que se denuncia de cierto ritual donde una niña menor de diez años era violada por un adolescente en presencia del obispo maniqueo.


Años antes, en 392, Agustín de Hipona fue enfrentado a sus antiguos compañeros religiosos sobre tales acusaciones, en donde se le pedía que señalara si había visto alguna de aquellas acciones en sus reuniones a lo que Agustín respondía con comentarios como "Se sospecha", "el mundo cree", "la voz publica acusa" pero sin aceptar o rechazar contundentemente los hechos, así pues, los escritos de Agustín sobre los maniqueos (en los cuales no había nada relacionado con las acusaciones, solo una descripción de la doctrina, aunque al final, lo único que señaló fue: Los doctores maniqueos son soberbios, de espíritu grosero y cuerpo débil para las pasiones) fueron parte de la "documentación" en contra del maniqueísmo. Pera esta posición "neutral" de Agustín no duró mucho.

Para el año 405 Agustín ya no es tan superficial en sus escritos y comienza a apoyar la "Leyenda negra del maniqueísmo" donde describía como verdaderas las acusaciones de las que "antes sospechaba" y no precisamente porque las haya presenciado o haya recaudado pruebas; e incluso añadió a estas ritos Barbelognósticos (en tales ritos se dice que se mezclaba semen humano con harina, cosa que daban de comer como eucaristía, algo que ver con la salvación de partículas de "luz" que se encontraban en el semen). Dos años después ceden al episcopado en encargarse del antimaniqueísmo celebrando juicios contra los pertenecientes a esta religión donde el jurado era compuesto totalmente por miembros del clero.

Los escritos de San Agustín ya se ocupaban como base para los juicios de los maniqueos. En 421, en el juicio contra maniqueos cartagineses, los culpables "confesaron" los crímenes descritos en los apuntes de San Agustín bajo la presión de la tortura, pues en la Legislación Imperial se contemplaba la tortura.

Las tácticas para acusar llegaron a la tortura, contratación de "testigos" y las falsas acusaciones, a las cuales, León llegó a incluir el uso de la magia por parte de los maniqueos.

Y así comenzó la historia de la inquisición de la iglesia católica.

Ahora bien, los juicios fueron muchos, las acusaciones y las muertes se daban como un preludio a la persecución de las brujas, e incluso otras doctrinas la usaron como arma contra sus opositores, pues se acusaban entre sí de maniqueos dejando que la iglesia católica se encargara de los enemigos.

Como la larga lista sin fin de otras sectas y religiones, los maniqueos acumularon un rencor hacía la institución católica los cuales aprendieron a moverse en secreto creando células en todo Roma, China y el resto del mundo, e incluso se sospecha que la secta del maniqueísmo sigue viva hasta nuestros días con el propósito de mezclarse en aquel gigante del Vaticano, y en cualquier oportunidad derrotarlo desde el interior.

Ustedes se preguntarán ¿Cómo lograrán su cometido?

Es simple. Se supone que los maniqueos tienen en su poder documentos y escritos capaces de acabar con la institución de la religión católica de los cuales se tienen varias sospechas de sus contenidos:

La primera: se trata del Libro Secrteto de Juan (quien era gnóstico y del cual hablaré más ampliamente cuando abordé esa doctrina) donde se replantea el génesis y el rechazo de Jesús hacía la institucionalización de la religión.

Segundo: Se trata de la aclaración de que Jesús, al resucitar se le presentó primero a Maria Magdalena dejándola a ella a cargo de la nueva doctrina (parecido al Priorato de Sion)

Tercero: Documentos donde se comprueba de que Jesús nunca resucitó, lo que significaría que Pedro no lo vio, no se le dio la dirección de la fe católica y en sí, que no debe haber tal institución, pues sin resurrección ni el nombramiento de Pedro como máximo Pontífice no hay un porqué del Papado, ni del sacerdocio ni de estructura religiosa, en sí, no debe de haber iglesia lo que conllevaría al final del catolicismo totalmente.

Los Maniqueos están ampliamente relacionados con los gnósticos, los cuales ocuparán el siguiente apartado en Sectas.

Gran "atribución" y cambio de pensamiento y opinión de Agustín de Hipona. Y se supone es el más grande pensador del catolicismo.


Referencias:

El Enigma de lo Sagrado: La Dinastía del Grial. Michael Biagent, Richard Leigh, Henry Lincoln.

POLIS. Revista de ideas y formas políticas de la Antigüedad Clásica 16.

Las Herejías


El supermercado de las Sectas. Rius.

El Círculo de la Sabiduría. Ignacio Gómez Liaño.

Fuente Original: http://makylv-vs-ignorancia.blogspot.com



Digg Google Bookmarks reddit Mixx StumbleUpon Technorati Yahoo! Buzz DesignFloat Delicious BlinkList Furl

0 comentarios: on "Sectas Los Maniqueos 2da parte"

Publicar un comentario

¡ Agrega el tuyo !