James Harvey Robinson dijo: “Gran parte de lo que llamamos razonamiento consiste en encontrar argumentos para seguir creyendo lo que ya creemos”.

martes, 19 de abril de 2011

Todos cambiamos

ADVERTISEMENT

Mientras pasan los años, es notable observar como cada individuo tiene diversos tipos de cambio a lo largo de la vida, como por ejemplo el carácter, la personalidad, los criterios y razonamientos. Obviamente el cuerpo también envejece, y como debe de ser, todo esto trae diversos tipos de consecuencias, ya sean favorables o no tan provechosas, según la vida o cosmovisión que rodea a cada persona.

Se que en estos últimos años, mi sistema de creencias arraigados en la mente desde mi niñez, han variado mucho. Realmente no me quejo, sino mas bien agradezco todo el aprendizaje y errores cometidos a lo largo de mi vida, ya que esto de alguna forma ha forjado mi carácter y personalidad como alguien independiente.

De alguna forma estoy conforme con mis ideales y principios, en otras palabras mas bien me refiero a un sentido común y el no hacer daño a los demás, y como base de ejemplo la conducta de mis padres, que consecuentemente podría deducirse que vivían bajo ciertos valores que aparecen en la biblia, si así se le puede decir, aunque la realidad no fuese esa, ya que simplemente era solo una cadena de valores aprendidos a lo largo de sus propias vidas, sin buscar de manera alguna acomodarse a cierto patrón bíblico.

Entiendo que mis principios no me hacen mejor o peor ser humano, porque admito como cualquier persona que he cometido muchos errores, a pesar de querer hacer las cosas de buena manera. Pienso que el bien y mal, así como la tristeza o felicidad, son conceptos bastante personales, según la cultura, religión o sistemas de pensamientos, todo un sistema de influencias. Personalmente decido como vivir mi vida, y se que un código ético moralista de alguna forma me ha evitado serios problemas, aunque no de todos, pero creo que al final de cuentas es algo relacionado a la supervivencia e instinto, porque aunque no nos guste aceptarlo, cada quien obra según su propio interes.




Solo quiero expresar que por algún tiempo de mi vida pensaba que mi conducta era regida o estipulada por un código ético moral basado en la biblia, pero al transcurrir los años, me di cuenta que no fue así. Lo que hice en la ignorancia y aprendizaje, fue comparar mi conducta con ciertas cosas que se pueden llamar buenas o malas en la biblia; aunque realmente no eran ese su fundamento. Ya que al observar mis años, me doy cuenta que simplemente fue cuestión de hacer lo que mejor se acomodaba a mi carácter y personalidad, por lo tanto, podría aparentar sin dificultad alguna ser un buen cristiano, y aún así, si no tuviera esa influencia y no creyera en nada, también podría parecer un buen cristiano. Y esto me lleva a la siguiente interrogante:

¿Qué sucedería sino existiera la biblia?
¿Estaríamos en peligro de extinguirnos, por no tener un código moral?

Y a eso me refiero a que todos cambiamos... de alguna manera a lo largo de nuestras vidas nos volvemos recolectores de información en nuestra mente, por medio de la cual podemos realizar conceptos y criterios propios sobre esto y aquello, lo cual hace que cambiemos nuestras formas de pensar a menos que nos controlen, manipulen, o que nos resistamos al cambio aún inconscientemente. Así que he analizado a distintas culturas con estrictas normas de moralidad, sin necesidad de una religión, o creencia en particular. También debo agregar que en otras creencias o culturas se establecen códigos morales sin necesidad del cristianismo o la biblia.

Ahora bien, con mi opinión no estoy tratando de eliminar el cristianismo o crear resentimiento hacia este tipo de creencia. Lo que trato de decir es que he podido observar como los seres humanos hacemos o no hacemos esto o aquello, y a menudo obedecemos a reglas auto impuestas, que de alguna manera solo son limites necesarios para poder convivir dentro de una sociedad, es como jugar con fuego, si pasas la mano por el fuego te puedes quemar, por lo tanto no lo harás, ya que te causa daño, así mismo puedo comparar las reglas morales con aquella famosa regla de oro, no harás a los demás lo que no quieres que te hagan, o hacer con los demás lo que quieres que hagan contigo.

En fin opino que en la biblia hay buenos consejos y malas evidencias, cosas que podemos tomar así como también cosas que se deben desechar, ya que cada ser humano en este planeta tiene la capacidad para pensar y aprender, que hacer y que no hacer, que conviene y que no, la moralidad no debería depender de una religión o ciertas creencias, es cuestión de aprendizaje, responsabilidad y criterios, y no solo bajo los condicionamientos de hacer esto o aquello, con la justificación de que "escrito está".

En mi caso particular llego a la conclusión que no hay necesidad de que exista un dios, para que se impongan o se cumplan ciertas normas en la conducta del hombre, es decir que aún sin dioses el ser humano siempre tendrá un sentido común para regular un código moral. Por lo tanto la moral no depende de un dios.

Y que opinas... ¿tu forma de pensar también ha cambiado?

Digg Google Bookmarks reddit Mixx StumbleUpon Technorati Yahoo! Buzz DesignFloat Delicious BlinkList Furl

0 comentarios: on "Todos cambiamos"

Publicar un comentario

¡ Agrega el tuyo !